Euforia, buena vibra y mucha música protagonizaron la toma de fotos con Carlos Vives

El Grupo Éxito ha apoyado desde hace varios años a Carlos Vives en diferentes momentos de su carrera, y en esta ocasión la sede de El Poblado fue el escenario perfecto para reunir a los amantes de uno de los artistas más reconocidos y queridos por los colombianos. Desde aproximadamente las tres de la tarde del pasado 6 de diciembre, se empezó a sentir la energía que cientos de niños y adultos (en su mayoría mujeres) transmitían al esperarlo.

La llegada del cantante colombiano fue como siempre de no olvidar, con una sonrisa en su cara, pisando fuerte y queriendo capturar con su celular ese momento, se paró en el escenario al ritmo de su incomparable música y aplausos interminables por parte de los asistentes que nos encontrábamos allí reunidos.

Mientras estuve ahí disfruté de cada segundo, no solo porque el periodismo es una de mis grandes pasiones, sino porque la música ha sido siempre para mí una forma de recargarme, así que me sentía plena. Tuve la oportunidad además de conocer y conversar con una mamá que, así como a mí le gusta tener sus espacios para hacer lo que le gusta, pero no solo por eso estaba ahí, sino que su admiración por Carlos Vives supera todo lo que ustedes puedan imaginarse; ella le había pedido a su esposo que si se casaban tenía que aprender a vivir con ese amor que ella sentía por Carlos, “fui muy clara con eso, es algo así como nuestras capitulaciones”, me dijo atacada de la risa. Y así como siempre ocurre, otra mamá que estaba allá y con la que tuve el privilegio de hablar, me expresó todo lo contrario, se sentía muy mal por haber dejado a sus hijos solos en la casa por sacar un rato para ir a ver a su ídolo; no la juzgué, claro está, pero sí traté de hacerle entender que no estaba haciendo algo malo, sino que de lo contrario ella se merecía esos espacios.

Vives tiene un carisma indescriptible, su risa es contagiosa y su conexión con los más chiquis es absurda, no hubo satisfacción más grande que ver a los niños repletos de felicidad, y eso es lo que hace a un artista, no solo el talento, sino la sencillez, la amabilidad, el profesionalismo y el cariño, así es él.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las cosas que más me impactó y que me llenó de alegría, fue ver cómo en este espacio las mamás compartían en compañía de sus niños (sin límite de edad) el entusiasmo de estar cerca de Vives por unos instantes, y ver cómo a pesar de ser generaciones tan diferentes podían complementarse y disfrutar como “amigos” un momento inolvidable.

 

 

 

 

Entre foto y foto el cantante colombiano sacaba unos segundos para bailar, cantar y para expresar lo que feliz que se sentía de estar ahí con nosotros. Es definitivamente una persona encantadora que tuvo además la fortuna de casarse con una MUJER en todo el sentido de la palabra, un ejemplo de buena madre, esposa y emprendedora que ha encontrado el equilibrio absoluto en su vida y que es el complemento perfecto para él.

En conclusión, yo fui feliz estando ahí, conversando con él y disfrutando de su buena onda, además porque el nuevo álbum está increíble, ¿ustedes ya lo escucharon? Corran ya por el suyo, lo pueden encontrar en los puntos de venta de Éxito y Carulla.

Muchas gracias a Grupo Éxito por haberme hecho parte de este increíble evento, por apoyar el talento local y por crear estos espacios de ciudad que son tan importantes y necesarios para todos.

 

Por: Laura Mejía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *